El Capítulo General XXII de los Salesianos declara oficialmente la pertenencia del Grupo de los Exalumnos y Exalumnas de Don Bosco a la Familia Salesiana y la ratifica el art. 5 de sus Constituciones. Da como razón de esta pertenencia, la “educación recibida”: esta educación crea en ellos, de hecho, diversos ámbitos de participación en la misión salesiana en el mundo… «Los Exalumnos están, de por sí, particularmente preparados, precisamente por la “educación recibida”, para asumir responsabilidades de colaboración según las finalidades propias del proyecto salesiano. La opción evangelizadora hecha por no pocos de ellos no es una alternativa al título de la “educación recibida”, sino una expresión privilegiada de ella: no constituye, pues un título diferente que haya que aplicar a una especie de nuevo grupo»

El propósito de vivir esta “educación recibida” ha hecho surgir los diferentes centros locales que se reagrupan en federaciones inspectoriales y nacionales. Todas ellas constituyen la Confederación Mundial, que es el grupo estructurado mediante el cual se expresa el sentido de pertenencia a la Familia Salesiana.

El Estatuto ha sido el resultado de un largo proceso de trabajo realizado por toda la Confederación Mundial, que ha concluido con la “V Asamblea Mundial Electiva Estatutaria” y que tuvo lugar en Roma, del 3 al 6 octubre de 2015.

A continuación os dejamos un enlace para descargar el documento completo: Estatuto de la Confederación Mundial (2015).

Este Estatuto es el ideal de vida de todo antiguo alumno de Don Bosco que decide libremente dar su nombre a la Familia Salesiana para expresar de esta manera concreta su gratitud a Don Bosco. Hacerse socio de la Confederación Mundial de Exalumnos es como prometer de forma pública y firme: Quiero hacer hoy por los jóvenes lo que Don Bosco hizo un día por nosotros sus Antiguos Alumnos.

En la presentación de dicho Estatuto el Rector Mayor destaca la cita bíblica que se ha introducido por primera vez en el texto del Estatuto: “Vosotros sois la sal de la tierra, la luz del mundo”. También nosotros queremos subrayarlo y por os remitimos al comentario de este versículo bíblico elaborado por Don José Pastor Ramírez: Nuevo sabor, nueva luz.