El sábado 4 de marzo se reunió en la sede de la Asociación de Atocha el Consejo Regional de la Federación de Madrid con participación de todas las Asociaciones locales a excepción de las dos de Salamanca. Estuvieron presentes el Sr. Vicario inspectorial de Santiago el Mayor, D. Samuel Segura, el Presidente Nacional, Sr. Fernando Núñez, el delegado nacional, los presidentes de las Asociaciones presentes y los delegados de Atocha, Carabanchel, Moratalaz y Puertollano.

El delegado nacional les dejó por escrito la siguiente reflexión:

El Presidente Nacional y el Delegado Nacional asisten a todos los Consejos Regionales de todas las Federaciones que forman la Confederación Nacional. Esto forma parte de su hermosa tarea de darle alma y vida a una Asociación que, si bien centra su actividad en las asociaciones locales, tiene su corazón y su centro, su energía y la fuente de su carisma, de su identidad y de su misión en la comunión de espíritu y de acción con la Confederación Mundial de Antiguos Alumnos y Alumnas de Don Bosco. Es a través de ella que cada asociación local se integra de pleno derecho en la Familia Salesiana.

  1. Aquí, en esta reunión, estáis presentes los líderes de la Federación Regional. Los miembros seglares y los delegados juntos, unidos y corresponsables. Es decir los responsables del crecimiento y el desarrollo, la vitalidad y la fuerza del Movimiento de los Antiguos Alumnos en esta Federación Regional. La meta más importante y urgente de vuestra Regional es que no exista una obra salesiana sin su asociación. Una asociación sin formación. Una formación que no conduzca a la participación en la misión salesiana. Una participación en la misión salesiana que no sea programada, realizada y revisada en colaboración con los demás grupos de la Familia Salesiana.
  2. Mi reflexión en este año centenario se centra en estos tres temas: 1º El Estatuto Mundial de 2015 nos pide un cambio en el modelo de las asociaciones locales. 2º La celebración del centenario de la Confederación Nacional de AADB debe ser una oportunidad para revitalizar y renovar la Asociación de AADB en España dándole un carácter más claramente apostólico y misionero desde su identidad de asociación laical. 3º Fortalecer la presencia pública de los AADB en el tejido social a través de una organización fuerte y significativa: Una fuerza que fermenta el mundo (art. 1).
  3. El cambio de nuestro modelo de las asociaciones locales pasa necesariamente por la misión. El Estatuto lo dice de una forma muy clara en estos términos: La gratitud mueve a los Exalumnos a participar, en ámbitos y grados diversos, en la misión salesiana en el mundo (art. 2 d). O sea, hacer hoy por los jóvenes lo que don Bosco hizo un día por nosotros.

 

  1. La celebración del centenario debe traducirse en una profunda renovación de nuestra Asociación que: 1º Recupere y renueve el ardor apostólico de los orígenes de nuestro Movimiento de AADB en España. 2º Que se inserte en el programa pastoral del papa Francisco para la Iglesia hoy: A una transformación misionera de la Iglesia corresponde una transformación misionera de nuestras asociaciones, que las movilice para aplicar el Evangelio a la transformación de la sociedad (EG 102) tiene mucho que ver con la tarea propia de los Antiguos Alumnos en el seno de la Familia Salesiana, que es la de hacer fructificar los valores de la educación recibida. Por otra parte «la misión es un estímulo constante para no quedarse en la mediocridad y para seguir creciendo» (EG 121). Y con la frase bíblica que ha incorporado el Estatuto de 2015: Vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo.

 

  1. Para fortalecer nuestra presencia pública debemos recuperar y adaptar al presente la organización que nos dio el Beato D. Felipe Rinaldi, nuestro auténtico fundador. La fortaleza de nuestra organización está en proporción directa con nuestra identidad y con la agilidad de nuestra estructura. Ahora resulta pesada, escasamente colegial y, como consecuencia, sin fuerza para implicar a todos en el proyecto común.

 

 

 

*  *   *   *

 

 

 

Disculpar mi atrevimiento. No es mi tarea meterme en estos asuntos. He estado al margen de estas cuestiones en estos mis primeros cuatro años como Delegado Nacional. Pero en este momento importante de la historia de nuestro Movimiento y, solo con el propósito de sugerir o proponer un posible camino, que además está ya apuntado en el Estatuto Mundial, os ofrezco estas reflexiones. Estudiadlas en la Junta, pensadlas. Haced lo que consideréis necesario.

¡Muchísimas gracias a todos!

Luis Fernando Álvarez  Gonzáles sdb. Delegado Nacional

Madrid, 4 de marzo de 2017

 

CR Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *